Enfermedad de las válvulas cardíacas

Enfermedad de las válvulas cardíacas Tu salud

Acerca de esta patología

Acerca de la enfermedad de las válvulas cardíacas

La enfermedad de las válvulas cardíacas afecta el flujo de sangre que pasa por el corazón. Puede hacer que te falte la respiración o que te sientas demasiado débil para realizar actividades normales.

Definición

La enfermedad de las válvulas cardíacas puede alterar el flujo normal de sangre que pasa por el corazón. Ello puede afectar la salud general y evitar que disfrutes de las actividades que amas.

Las válvulas cardíacas pueden presentar uno de estos problemas o ambos:

  • La apertura de la válvula se estrecha (estenótica) – lo cual limita la cantidad de sangre que se bombea al resto del cuerpo.
  • La válvula no se cierra por completo (insuficiencia valvular o regurgitación) – lo cual significa que la sangre puede retroceder en lugar de avanzar únicamente. El reflujo de sangre reduce la capacidad del corazón para bombear sangre al resto del cuerpo. Esto también produce una acumulación de contrapresión en el corazón y los pulmones.

Causas:

La enfermedad de las válvulas cardíacas puede desarrollarse antes del nacimiento (congénita), adquirirse durante la vida o ser el resultado de una infección. La tipo adquirida es la más frecuente de estos tipos. En ocasiones, la causa se desconoce, pero involucra cambios en la estructura de las válvulas cardíacas como resultado de depósitos minerales en la válvula o el tejido circundante. La enfermedad infecciosa de genera cambios en las válvulas a raíz de enfermedades, tales como fiebre reumática o infecciones.

Síntomas

Únicamente tu médico puede diagnosticar la enfermedad, sin embargo, entre algunos de los síntomas frecuentes se incluyen:

  • Dificultad respiratoria o dificultad para recuperar el aliento, especialmente luego de haber estado activo o cuando estás recostado en la cama.
  • A menudo, incluye sentirse mareado o demasiado débil para realizar las actividades normales.
  • Presión o peso en el pecho, especialmente cuando estás en actividad o cuando sales a un lugar donde el aire está frío.
  • Palpitaciones en el corazón o una sensación de que tu corazón late de manera irregular, omite un latido o aletea en el pecho.
  • Inflamación de los tobillos, los pies o el vientre.
  • Repentino aumento de peso.

Los síntomas pueden fluctuar de leves a ninguno en absoluto y no siempre indican la gravedad de la enfermedad de las válvulas cardíacas.

Factores de riesgo

Existen factores de riesgo que puedes controlar y otros. La edad avanzada y problemas cardíacos congénitos (que existen desde el nacimiento) son factores que se encuentran más allá de tu control, sin embargo, entre los que puedes controlar están: infecciones y faringitis estreptocócica sin tratar, que pueden ocasionar una fiebre reumática.

Diagnóstico

Tu médico puede detectar un problema de las válvulas cardíacas y establecer la naturaleza del daño a las válvulas hablando contigo sobre los síntomas y realizando una variedad de pruebas, entre ellas:

  • Escuchar el corazón para detectar la apertura y el cierre de las válvulas y el torrente sanguíneo que las atraviesa.
  • Realizar un ecocardiograma (ultrasonido), que emplea ondas sonoras para producir imágenes detalladas del movimiento de las válvulas cardíacas mientras el corazón late.
  • Solicitar una exploración de imágenes por resonancia magnética (IRM), que usa un campo magnético y ondas de radio para obtener imágenes detalladas del interior del corazón.
  • Tomar una radiografía del tórax para revisar el corazón, los vasos principales y los pulmones en busca de anomalías.
  • Usar un ECG para medir los impulsos eléctricos que genera el corazón. Un ECG brinda al médico información importante sobre el ritmo y el tamaño de tu corazón.

Referencias

1

Nkomo VT, Gardin JM, Skelton TN, et al. Burden of valvular diseases: a population-based study. The Lancet Online. 18 de agosto de 2006; Vol. 368; págs. 1005-1011.

La información contenida en este sitio web no sustituye ni reemplaza la consulta con el profesional de la salud. Ante cualquier duda por favor consulte a su médico sobre la información de diagnóstico y de tratamiento.