marcador

Paro cardíaco súbito Tu salud

Acerca de esta patología

Acerca del paro cardíaco súbito

El paro cardíaco súbito ocurre cuando el corazón late tan rápido que se agita, en vez de bombear sangre al cuerpo y al cerebro. Si no se trata, puede llevar a la muerte en minutos. Si estás en riesgo, un desfibrilador implantable puede tratar los ritmos cardíacos peligrosamente acelerados y brindar protección continua contra la muerte súbita cardíaca.

Definición

El paro cardíaco súbito ocurre cuando el corazón comienza a latir muy rápido y a agitarse de manera repentina, en vez de bombear sangre al cuerpo y al cerebro. Si no se trata, el paro cardíaco súbito puede llevar a la muerte en minutos.

Causas:

El paro cardíaco súbito es causado por un problema eléctrico en el corazón. Esto ocurre cuando el corazón comienza a latir peligrosamente rápido, lo que causa que se agite en vez de bombear sangre al cuerpo y al cerebro.

Síntomas

Algunas personas pueden experimentar un ritmo cardíaco acelerado o sentirse mareadas, lo que las alerta sobre un ritmo cardíaco potencialmente peligroso. Otras personas pueden perder la consciencia antes de poder pedir ayuda.

Factores de riesgo

Las personas con mayor riesgo de un paro cardíaco súbito son las siguientes:

  • Quienes han tenido un ataque cardíaco (infarto de miocardio).
  • Quienes han experimentado insuficiencia cardíaca (bombeo deficiente del corazón).
  • Quienes han sobrevivido a un.
  • Quienes tienen antecedentes familiares de paro cardíaco súbito.
  • Quienes tienen fracción de eyección baja.

La fracción de eyección, o el porcentaje de sangre que el corazón expulsa con cada latido, es un indicador clave de un corazón saludable. Los médicos monitorizan con frecuencia la fracción de eyección para determinar el funcionamiento del corazón como bomba.

Diagnóstico

Solo tu médico puede decir si estás en riesgo de un paro cardíaco súbito. Para evaluar tu riesgo, puede pedir una o más de las siguientes pruebas diagnósticas:

  • Ecocardiograma.
  • Electrocardiograma (ECG).
  • Radiografía de tórax.
  • Prueba de ejercicio (prueba de esfuerzo).
  • Cateterización cardíaca.

La información contenida en este sitio web no sustituye ni reemplaza la consulta con el profesional de la salud. Ante cualquier duda por favor consulte a su médico sobre la información de diagnóstico y de tratamiento.